El registro nacional de fractura de cadera estará coordinado por el IdiPAZ (Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz de Madrid). Según informa la Comunidad de Madrid en una nota de prensa, este registro ya dispone de los datos de más de 7.000 pacientes procedentes de 54 hospitales. El objetivo del registro nacional de fractura de cadera por fragilidad en el anciano es mejorar la calidad asistencial de estos pacientes.

El registro nacional de fractura de cadera ha sido impulsado por un grupo de trabajo multidisciplinar compuesto por profesionales de los servicios de Traumatología, Geriatría y otros servicios de diferentes hospitales, que llevan trabajando de manera conjunta hace 2 años. Este registro está avalado por 24 sociedades científicas.

Pilar Sáez López, de la Fundación Jiménez Díaz, es la coordinadora nacional y el centro coordinador es el Grupo de Envejecimiento y Fragilidad de las personas mayores del IdiPAZ, liderado por el jefe del servicio de Geriatría, Juan Ignacio González Montalvo. El registro nacional de fractura de cadera consiste en una auditoría continua que pretende conocer el modo de atención a la fractura de cadera en cada hospital a lo largo del tiempo, detectando déficits e intentando medidas correctoras.

Según explica la Comunidad de Madrid, periódicamente se entregan resultados con datos clínicos y de gestión a cada hospital para que conozcan a tiempo real la evolución del proceso. Se estudia la variabilidad se establecen estándares asistenciales y se plantean objetivos para la mejora asistencial.

La incidencia de la fractura de cadera en España es de 100 casos por cada 100.000 habitantes. Se estima que se producen cerca de 45.000 fracturas de cadera cada año. El registro nacional de fractura de cadera que lidera el IdiPAZ es similar al británico que lleva más de una década en funcionamiento. El modelo británico ha logrado mejorar notablemente los resultados asistenciales y reducir los costes de la atención a este proceso.