Según muestran los resultados, recogidos por MedlinePlus, los antihipertensivos ayudan a reducir las probabilidades de que un paciente sufra una fractura de cadera o pelvis. Según señala la especialista en Endocrinología, Caroline Messer, “la terapia con tiazida puede reducir la excreción de calcio en la orina hasta un 50%. Esta tendencia es un balance positivo de calcio en el cuerpo que podría ralentizar la pérdida ósea y reducir el riesgo de fracturas”.

Estos resultados se obtuvieron tras estudiar los datos de más de 22.000 pacientes con una edad media de 70 años. Estos pacientes formaban parte de un ensayo clínico que comparaba cómo afectan los distintos antihipertensivos al riesgo de enfermedad cardiovascular. El equipo de investigadores hizo un seguimiento de casi 5 años.

El análisis mostró que los pacientes que tomaban diuréticos tiazidínicos tenían un riesgo un 21% más bajo de fracturas de cadera y pelvis que los que tomaban lisinopril o amlodipina. Con estos resultados, los autores del estudio sugieren el uso de tiazida para el tratamiento de la hipertensión en aquellos pacientes que tengan más riesgo de sufrir fracturas. No obstante, recuerdan que el tratamiento siempre debe ser individualizado y adaptarse a las características de cada paciente.