“También nos estamos encontrando este problema en personas que se pasan el día entero tecleando en el ordenador y con el ratón. Mantener y teclear en el móvil con los pulgares y pasar horas tecleando en el ordenador, son las responsables del aumento de las artrosis de la mano”, ha destacado Galán durante las jornadas.

La mujer es la principal perjudicada de la artrosis de la base del pulgar, independientemente de que existan factores que puedan influir en una mayor predisposición, según señalan los científicos. “No solo existe un componente genético, que lo hay, sino que la mujer, por “su naturaleza, presenta una mayor elasticidad en las articulaciones. Esta elasticidad hace que las articulaciones se muevan más y se desgasten con mayor rapidez”, ha explicado Galán.

“Muchas empresas que contratan a mujeres por su superior habilidad manual para trabajos que precisan de manipulados manuales rápidos y flexibles”, ha indicado el director de las jornadas. Hasta 7 de cada 10 mujeres tendrán artrosis de la base del pulgar en algún momento de su vida, motivo por el que deben estar informadas sobre los síntomas y tratamientos.

Una vez que la enfermedad haya sido diagnosticada, “se puede optar por un tratamiento conservador, con antiinflamatorios, frío en la articulación y una restricción en el uso intensivo del pulgar (por ejemplo, chateando menos con el móvil), en los casos de artrosis leves”, ha recalcado Galán. No obstante, si fuera más grave se podría optar por “diversas alternativas quirúrgicas, entre las que se encuentran las prótesis para el pulgar”, tal y como ha señalado el experto.