La cirugía de descompresión suele utilizarse para tratar los dolores que se producen en los tendones del manguito rotador, localizados en la articulación del hombro. Sin embargo, este tipo de intervención podría no provocar suficientes beneficios en los pacientes que tienen esta problemática, según sugiere un estudio cuyos resultados se publican en la revista The Lancet.

Para llegar a esta conclusión, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford seleccionó a 313 pacientes con dolor persistente en el hombro. Los participantes se dividieron en 3 grupos: aquellos a los que se les aplicó cirugía de descompresión, otros a los que se les realizó una cirugía falsa (cirugía placebo) y un tercer grupo control en el que no se llevó a cabo ningún tipo de intervención.

“Los hallazgos de nuestro estudio sugieren que la cirugía podría no proporcionar un beneficio clínicamente significativo y que no existe un beneficio de la cirugía de descompresión en comparación con la cirugía placebo”, asegura Andrew Carr, coinvestigador principal del estudio y profesor en la Universidad de Oxford.

Otros científicos que han participado en el estudio, como David Beard, quien también es profesor en la misma entidad educativa, considera que podrían utilizarse otras alternativas como los analgésicos, la fisioterapia o las inyecciones de esteroides. Además, los autores consideran que las cirugías deben considerarse como una alternativa válida cuando se han probado otras terapias más conservadoras que no han mostrado resultados.

En opinión de los autores del estudio, la cirugía de descompresión del hombro se realiza con gran frecuencia a pesar de que no existen estudios previos que hayan garantizado su efectividad. Así lo afirma Felix Zeifang, director de la Unidad de Cirugía de Hombro y Codo del Hospital de la Universidad de Heidelberg (Alemania). En su opinión, la terapia física sería más efectiva y podría beneficiar a 2 de cada 3 pacientes.