El estudio de cohortes retrospectivo fue realizado por un grupo de investigadores de los Servicios de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset, en Valencia y del Hospital Universitario del Vinalopó, en Elche, entre los años 2008 y 2013 en pacientes que tenían pie diabético.

Los investigadores calcularon el riesgo de amputación y la recomendación de revascularización según la clasificación WIfI y lo compararon con la actitud terapéutica real que se había realizado. Se estudiaron 128 extremidades: 93 en el grupo A y 35 en el grupo B. El grupo A estaba compuesto por pacientes en los que la recomendación obtenida aplicando la clasificación WIfI coincidía con la terapia realizada.

En el grupo B se incluyó a pacientes en los que estos parámetros no coincidían. Se calcularon las tasas a 12 meses de salvamento de extremidad, supervivencia global y supervivencia libre de amputación para ambos grupos, que eran comparable. La supervivencia libre de amputación para el grupo A fue del 90% en comparación con el 78% del grupo B.

La tasa a 12 meses de salvamento de extremidad fue del 97,2% (grupo A) respecto al 68,1% (grupo B). La supervivencia global no obtuvo diferencias entre los 2 grupos. Los investigadores aseguran que “la aplicación de la clasificación WIfI en pacientes con pie diabético mejora el pronóstico a corto plazo, lo que aumenta la tasa de salvamento de extremidad”.