Los investigadores han realizado un estudio descriptivo para conocer la incidencia de la incapacidad permanente por una lesión de rodilla. Para ello, analizaron 703 historias médicas de pacientes en incapacidad temporal (IT) por contingencia común por patología de rodilla. Los procesos correspondían al periodo de 2011 a 2012.

Los autores del estudio tuvieron en cuenta variables como la edad, sexo, profesión, finalización del contrato laboral durante la incapacidad temporal, patología, duración de la incapacidad temporal, tipo de tratamiento recibido, coste de la incapacidad temporal, casos que han llegado a obtener una incapacidad permanente y el grado.

Los resultados mostraron que, de un total de 7.270 procesos de patología osteomuscular, el 15% correspondían a patología de la rodilla. Las patologías de tipo degenerativo (artroplastia, osteotomía correctora, condropatía, meniscopatía degenerativa) fueron las más frecuentes con una incidencia del 24%, según el estudio.

Este estudio sobre la incapacidad permanente por una lesión de rodilla pone de manifiesto que este tipo de lesión tiene un claro predominio en el sexo masculino. Asimismo, afirma que la incapacidad temporal por patología de rodilla en los hombres tiene un gasto medio por IT y una duración media más altos que en mujeres.

Por su parte, la patología degenerativa es la que se produce con más frecuencia y la que se prolonga más, con una media de 178 días por IT. Los autores concluyen que la incapacidad permanente por una lesión de rodilla es algo excepcional. No obstante, consideran que se debería intentar acortar la duración de estos procesos si se prevé con antelación que va a ser así.