Michael K. Urban, autor principal del estudio que publica HSS Journal, se ha basado en los más de 10.600 procedimientos ortopédicos llevados a cabo en su centro. Hasta 800 pacientes hospitalizados en el HSS fueron identificados por el equipo como sujetos en riesgo y, 3 días después de la cirugía, el 90% de ellos sufrieron una isquemia miocárdica postoperatoria.

Entre las cirugías ortopédicas, la más peligrosa es la de fusión espinal, asegura el cirujano. En comparación con los procesos de reemplazo de articulación, esta intervención cuadriplica el riesgo de isquemia miocárdica en pacientes con problemas de corazón.

“A medida que la demanda de cirugía ortopédica aumenta, es imprescindible identificar formas más efectivas y eficaces de reducir las complicaciones posquirúrgicas”, defiende Urban, quien recomienda medir exhaustivamente los niveles postquirúrgicos de troponina en pacientes de alto riesgo.

De esta forma, explica “se podrá avanzar en el manejo de pacientes con enfermedades del corazón sometidos a cirugías ortopédicas, prevenir nuevos eventos cardiacos, mejorar los resultados de la operación y reducir el costo total de la atención”.