El proyecto galardonado “consistía en la fabricación, mediante tecnología aditiva, de una placa personalizada para implantar en la rodilla de un paciente que sufría osteoartritis”, según explica el presidente de Mizar, Gaizka Grajales, en una nota de prensa.

“Este premio nos anima a seguir trabajando para aplicar la tecnología aditiva en el sector sanitario”, admite el ingeniero; además, “es un placer contar con la colaboración de un equipo médico referente como el de la UCA”.

Por su parte el doctor Mikel Sánchez, director de la UCA, ha explicado que, “gracias a la impresión 3D mediante tecnología aditiva, el equipo de la UCA, consiguió realizar una osteomatía tibial, insertando una placa reparadora que fue diseñada a medida”.

La producción de material médico mediante tecnología aditiva tiene numerosas ventajas, según señalan los representantes de Mizar y la UCA; entre ellas:

  1. Menor desperdicio de material.
  2. Fabricación de las prótesis en plazos más cortos.
  3. Adaptación total al caso de cada paciente.
  4. Personalización y complejidad geométrica muy elevada.
  5. Validez para cirugías complejas.