“La principal novedad consiste en que cada aparato, que se diseña de forma virtual, está personalizado y reproduce el propio movimiento de los dedos de la mano del paciente, así como la longitud de su falange”, explican los ingenieros -Alex Bataller, Juan Cabrera, Miguel Clavijo y Juan Castillo- en la revista científica Mechanism and Machine Theory, en relación a este dispositivo, diseñado para ejercer la función de férula inmovilizadora y, a la vez, aplicar la fisioterapia.

Esta adaptabilidad se logra mediante el análisis de la radiografía y la grabación de un vídeo de la mano dañada, en el que se ve cómo se realizan movimientos normales de flexión y extensión. Estos datos se tratan, a su vez, con un algoritmo evolutivo de síntesis de mecanismos, desarrollado por el propio equipo. Una vez diseñada, una impresora 3D se encargará de fabricar la pieza.

El exoesqueleto resultante, compuesto por piezas articuladas, “está formado por un mecanismo con un grado de libertad, es decir, un solo motor, que reproduce el movimiento del dedo desde la extensión hasta la flexión y viceversa”, especifican, “el rango y frecuencia del movimiento es programado previamente de acuerdo a las indicaciones recibidas por el rehabilitador”.

Todo ello permite al paciente mover su extremidad de forma “natural y controlada”, recalcan los creadores, quienes destacan, además, la sencillez del aparato, “el hecho de estar optimizado para ser utilizado para un paciente concreto y su filosofía do it yourself, que reduce los costes y facilita el acceso a todas las personas que lo demanden”, defienden.

El exoesqueleto del UMA podría "revolucionar un mercado copado de aparatos complejos, caros y voluminosos”, que muchas veces “no han sido diseñados para ayudar a la rehabilitación de los dedos tras una fractura o una reconstrucción de los tendones, sino para la rehabilitación de la mano tras un accidente cardiovascular”, advierten.

No obstante, antes de llegar a esta etapa de comercialización, el aparato debe superar una fase de ensayos clínicos. En este sentido, el equipo ya está “en contacto con médicos de los equipos de Traumatología de 2 grandes hospitales de Málaga, que determinarán los pacientes adecuados para poner a prueba el exoesqueleto”, adelantan.

https://youtu.be/iR32mVKnlXM