Las fracturas por osteoporosis afectan ya a 4 de cada 5 mujeres en España y se estima que 1 de cada 3 padecerá una fractura osteoporótica a lo largo de su vida. Sin embargo, tal y como informa Amgen, solo el 30% de las mujeres españolas cree que esta enfermedad de los huesos puede llegar a ser un problema para su salud, según se desprende de una encuesta realizada por esta empresa biotecnológica a 700 féminas de entre 55 y 65 años.

No obstante, la muestra, en la que han participado casi 6000 mujeres de 9 países europeos, ha contado con el objetivo de analizar el grado de conocimiento de la osteoporosis entre la población femenina del viejo continente. Según la estimación de esta empresa, en España se calcula que más de 3 millones de personas padecen osteoporosis y en 2017 se registraron cerca de 330 000 fracturas, cifra que se prevé que aumentará en un 30% en el año 2030.

Aunque continúa siendo la dolencia ósea más común, solo el 17% de las mujeres mayores de 55 años y el 30% de las mayores de 65 han preguntado alguna vez a su médico sobre su prevención y tratamiento. A pesar de que más de la mitad de las encuestadas sabe definir qué es la osteoporosis y está familiarizado con los síntomas, la mayoría desconoce el alcance de su gravedad. En el caso de la fractura de cadera, el índice de mortalidad es del 25% durante el siguiente año.

La Federación Internacional de Osteoporosis ha asegurado que las personas que han experimentado una fractura presentan el doble de posibilidades de padecer otra, un factor de riesgo que la mayoría desconoce. Además, en la actualidad, las fracturas de muñeca, vértebras y cadera son las más comunes, sin embargo, esta última es la complicación más grave asociada a la osteoporosis, ya que el 90% de las roturas de cadera se produce en personas a partir de 50 años.

Por otro lado, las fracturas por fragilidad siguen siendo la consecuencia más grave de la osteoporosis y su impacto en la independencia física de las personas es elevado, llegando a ser incluso incapacitante en algunos casos. De hecho, según la biotecnológica, valerse por sí mismas es uno de los factores que más preocupa al colectivo de mujeres encuestadas: cerca del 80% considera frustrante no ser autosuficiente al hacerse mayor y a casi la mayoría de ellas les inquieta perder la movilidad.

Finalmente, los datos de la encuesta llevada a cabo por esta empresa recalcan la necesidad de implementar medidas preventivas y de diagnóstico precoz, que sean claves para un papel más activo del paciente en el conocimiento de los factores de riesgo y prevención de esta enfermedad ósea.