Tal como publica The Journal of Bone & Joint Surgery, las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir hipersensibilidad hacia algunos componentes metálicos protésicos tales como el cromo, níquel o cobalto, “lo que explicaría la disparidad de sexo en los resultados de ciertos diseños utilizados en las artroplastias totales”, según reflexiona Nadim J. Hallab, autor principal del estudio.

Para llegar a esta conclusión, Hallab y su equipo analizaron los datos de 2.613 pacientes (60% mujeres), todos ellos con una media de edad de 62 años y operados de reemplazo total de cadera o rodilla. Tras ser evaluados, los científicos hallaron que, en ellas, las puntuaciones promedio de dolor alcanzaban los 6,8 puntos frente al 6,1 de los hombres, en una escala de 0 al 10.

La prueba de transformación de linfocitos (LTT), para evaluar la sensibilización de células inmunes a los metales, evidenció que un 49% de las mujeres y un 38% de los hombres padecía sensibilización inmunológica al implante. Entre los pacientes de ambos sexos con dolor articular idiopático tras una cirugía de reemplazo, la sensibilidad alos metales fue más notable en las mujeres; tanto es así que un 29% de ellas refirió reacciones cutáneas previas en comparación con el 4% de hombres.

“Esto apoya la hipótesis de que las mujeres pueden tener un riesgo más alto de respuestas adversas al implantar los metales y que la tasa de complicaciones tenga una base inmunológica adaptativa”, concluye Hallab. No obstante, señala, “aún no está claro si la diferencia sexual está relacionada con factores biológicos intrínsecos hormonales o factores ambientales, como la exposición a los metales en joyas o cosméticos”, sugiere.

La sensibilización podría deberse, por tanto, a una condición preexistente, inducida por el implante o, más bien, una combinación de ambas. En cualquier caso, “los resultados añaden credibilidad a la utilidad de las pruebas de alergia en pacientes ortopédicas que tengan un historial de alergia cutánea al metal, que presenten dolor idiopático o inflamación alrededor del implante”, concluyen.