De un total de 6.870 artículos analizados, se seleccionaron 6 para realizar una revisión. En 5 de los ensayos, no se mostraron diferencias entre los resultados clínicos de los pacientes que se sometieron a una meniscectomía parcial artroscópica y entre aquellos que se sometieron a un tratamiento de control (lavado artroscópico, fisioterapia y glucocorticoides).

En 3 ensayos, sin embargo, los síntomas mejoraron en 21-30% de los pacientes del grupo de fisioterapia después de que se sometieran a la meniscectomía artroscópica parcial (diseño cruzado). En 2 ensayos, el porcentaje de pacientes que pasaron de un tratamiento a otro fue bastante inferior; en uno, ni siquiera se informó de las veces que se cambiaba. En un ECA, los pacientes que se sometieron a una meniscectomía parcial artroscópica tuvieron menos dolor y otros síntomas. 5 de los 6 ensayos tuvieron resultados aceptables, pero todos presentaban puntos débiles. Estos se refieren, principalmente, a la descripción de las técnicas quirúrgicas y al hecho de no tener en cuenta el uso de analgésicos, en concreto al uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

Para la mayoría de los pacientes con lesiones de menisco no traumáticas, los tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos parecen ser de igual valor. Solo uno de los seis ensayos incluidos reveló dolor y menos síntomas después de una meniscectomía parcial artroscópica. En varios ensayos, sin embargo, el análisis cruzado mostró que el tratamiento no quirúrgico no sirve para todos los pacientes; algunos podían beneficiarse de la meniscectomía parcial artroscópica. Se necesitan ensayos adicionales para definir mejor este subgrupo de pacientes.