Los corticosteroides inhalados a largo plazo podrían aumentar el riesgo de fracturas óseas tanto en hombres como en mujeres que tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un estudio publicado en Chest, la revista oficial del American College of Chest Physicians, sugiere que la densidad mineral ósea podría verse modificada en función de las dosis de corticosteroides y que las mujeres posmenopáusicas podrían verse más afectadas aún.

El Jewish General Hospital-Lady Davis Research Institute y la McGill University (ambos en Canadá) seleccionaron a un grupo de pacientes con EPOC con una edad igual o superior a los 55 años. Para el análisis, los científicos utilizaron las bases de datos sanitarios de Quebec, en Canadá, entre los años 1990 y 2005 que habían tenido un seguimiento hasta el año 2007 por fracturas de cadera o de las extremidades superiores.

Los resultados mostraron que de los 240.110 pacientes con EPOC que fueron analizados, 19.396 sufrieron una fractura durante una media de 5,3 años. La tasa de fracturas aumentó en aquellos sujetos que utilizaron corticosteroides inhalados a largo plazo durante más de 4 años en dosis diarias de 1.000 microgramos o más, tanto en mujeres como en hombres con EPOC.

Cada análisis de caso fue comparado con 20 sujetos control en los que se tuvieron en cuenta factores como la edad, el sexo y el tiempo de seguimiento. Además de observar un mayor número de fracturas óseas en personas con EPOC que habían utilizado este tratamiento también se observó que el riesgo aumentaba en función de las cantidades de corticosteroides inhalados a largo plazo que se habían administrado.

“Puesto que las fracturas son más frecuentes en mujeres que en hombres, nuestro estudio sugiere que las fracturas asociadas con corticosteroides inhalados a largo plazo serán mayores en mujeres. No obstante, no encontramos que el aumento del riesgo fue particularmente superior en mujeres que en hombres”, explica Samy Suissa, investigador principal.