El estudio clínico, publicado en el Journal of Children´s Orthopaedics, recoge la experiencia en una decena de pacientes pediátricos con desplazamiento de la epífisis capital femoral. Todos ellos fueron sometidos a osteotomías femorales proximales para corregir la desalineación del fémur y la pelvis, pero solo 5 pacientes contaron con una planificación prequirúrgica basada en modelos óseos en 3D.

Según explica el cirujano ortopédico Vidyadhar Upasani, el uso de los modelos redujo en aproximadamente un 25% la cantidad de tiempo necesario para la cirugía, en comparación con un grupo control. Este ahorro de tiempo se traduce también en una ganancia económica de, aproximadamente, 2.700 dólares por paciente, según afirma el autor en una nota de prensa. 

“El coste de comprar una impresora 3D es de unos 2.200 dólares”, explica Upasani, “pero se trata de un gasto que se realiza una sola vez y que permite a los médicos hacer un modelo para cada cirugía por alrededor de 10 dólares”. Según el investigador, los resultados del estudio resultaron “tan positivos” que el equipo del Rady Children’s Hospital ya considera “crucial” el uso de los modelos 3D y ha adquirido una nueva impresora.