Según publica Univisión, los investigadores revisaron los expedientes médicos de 97 deportistas de ambos sexos diagnosticados entre 2008 y 2015 con una conmoción relacionada con distintas disciplinas deportivas. Los jugadores que no informaron de los síntomas de inmediato (más de la mitad) tardaron 5 días más de media en volver a la práctica deportiva que los que fueron atendidos en el momento.

De acuerdo con el autor principal del estudio, Breton Asken, los deportistas deben informar “de inmediato” al médico o el entrenador del equipo cuando tengan síntomas de conmoción, ya que posponer la atención expone potencialmente al cerebro ya lesionado a un estrés adicional que puede complicar el daño al sistema nervioso.

Según Asken, es posible que los deportistas no informaran porque no notaran los síntomas o no les dieran importancia. "No solo debemos educar sobre cuáles son las señales y los síntomas de la conmoción, sino informar a los deportistas sobre la importancia de reportarlos de inmediato, y sobre cómo el hecho de reportarlos de inmediato podría permitirles volver a la actividad de forma más segura y rápida que ocultar los síntomas", apuntó, por su parte, Tamara Valovich McLeod, de la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos.