El objetivo final del protocolo es conseguir una atención integral equitativa, de calidad, eficiente y satisfactoria tanto para los afectados como para los profesionales sanitarios que les atienden. El texto tiene en cuenta los cuidados desde la fase aguda de la patología y el enfoque de la rehabilitación para cada caso. Este documento tiene como referencia el llamado Codi PPT, que se puso en marcha en el año 2011.

El código lo activa el SEM en el lugar del incidente para facilitar la información sobre las posibles lesiones al hospital categorizado y escogido para preparar la recepción y atención inicial al paciente. Vall d’Hebron ya ha atendido más de 1.500 casos de pacientes con prioridad 0 y 1, los más graves. Los autores del protocolo destacan la importancia de generar un verdadero continuum asistencial. En este sentido, recuerdan que la Unidad de Lesionados Medulares permite el manejo específico del paciente lesionado medular.

El nuevo protocolo nace de los resultados de experiencias contrastadas en países como Australia y Canadá. “El SEM permite garantizar la atención inicial del enfermo en el lugar del incidente y coordinar, tanto los recursos necesarios para hacer esta primera asistencia, como gestionar a través de la Central de Coordinación Sanitaria (CECOS) el destino más adecuado según el estado clínico del afectado”, explica el Dr. Francesc Xavier Jiménez Fàbrega, jefe clínico del SEM.