En total, se han destinado 766.972,83 euros y 313.409,06 euros para la compra de estos dispositivos, respectivamente. Las intervenciones quirúrgicas en las que se utilizarán los nuevos implantes biocompatibles están motivadas por el desgaste natural de las articulaciones a partir de cierta edad, por traumatismos, fracturas y otras patologías. Estos factores provocan una disminución de la movilidad y un aumento del dolor.

No obstante, el tratamiento quirúrgico adecuado logra la reducción del dolor y la recuperación funcional, de manera que el paciente pueda reincorporarse a su actividad cotidiana y tenga buenos resultados a largo plazo. Según la autorización de gasto aprobada la semana pasada por el Consejo de Gobierno, se destinarán 374.974,33 euros a la prórroga del contrato para la compra de nuevos implantes biocompatibles de rodilla durante un periodo de 6 meses.

En relación a la adquisición de implantes de cadera, se ha aprobado la prórroga del contrato por un importe de 391.998,50 euros durante el mismo periodo. Por otro lado, la prórroga del contrato para la adquisición de prótesis vasculares y material fungible para el servicio de angiología y cirugía vascular tendrá una duración de 6 meses.

La elevada prevalencia de enfermedades vasculares y su repercusión como causa de morbimortalidad hacen que la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular necesite un alto grado de capacitación y especialización, según indica el Servicio Riojano de Salud. Asimismo, este servicio ha querido recalcar que esta especialidad se incorporó al SERIS en 2002, lo que ha provocado que ya no sea necesario desplazarse a otros centros de referencia fuera de la comunidad para atender patologías vasculares.