“Un abordaje clínico incorrecto provoca graves secuelas y complicaciones, caracterizadas por un dolor continuo, falta de fuerza, pérdida de movilidad o incluso inhabilitación en el caso de pacientes ancianos”, resume el director del Instituto de Cirugía Plástica y de la Mano Doctor Piñal y Asociados con sede en Santander y en el Hospital La Luz de Madrid.

Frente a esta patología, “muchos pacientes son atados con un yeso o, incluso, con medicación innecesaria; y en muchas ocasiones, el médico se limita a animar al enfermo a resignarse a su situación de sufrimiento por no poder hacer más”, lamenta el experto. “Desahuciar a un paciente en estas condiciones es un grave error del profesional”, sentencia.

Otras veces, admite, los fallos son involuntarios, ya que, la falta de pericia puede llevar al facultativo a confundir una fractura articular con escalón, que pase inadvertida como fisura. En cualquier caso, matiza “tampoco es aceptable que el paciente asuma padecer secuelas asociadas a una fractura de radio sin plantearse otras alternativas”.

Piñal reitera que “existen soluciones para quienes se encuentren en esta situación”, sin bien “el factor tiempo es fundamental en la corrección de secuelas, ya que diversos elementos de la muñeca van desestructurándose con su paso”, advierte el director. “El comportamiento instintivo al sentir dolor cuando se hace fuerza con la muñeca es dejar de hacerla, esto genera una atrofia progresiva de la zona”, explica.

Por tanto, prosigue, “la limitación funcional no se detiene en los puros efectos de la fractura mal curada, sino que tiene un carácter progresivo”. No obstante, “aunque hayan transcurrido 10 años desde la fractura, siempre se pueden hacer cosas para mejorar la funcionalidad”, anima Piñal, quien recomienda la práctica de una osteotomía.

Se trata de “realizar un corte en el hueso, en el lugar en que se fracturó inicialmente, para volverlo a alinear; para corregir la mala unión de la fractura, facilitando que suelde correctamente y en función del punto de fractura se recurre o no a la artroscopia, colocación de placas, barras o tornillos”, resume. “En la mayoría de los casos, el paciente nota mejoría en cuestión de días”, concluye.