Según recoge la agencia EFE, se trata de un procedimiento intervencionista guiado por ecografía para tratar el dolor cronificado e invalidante localizado en el tendón de Aquiles en pacientes seleccionados, derivados principalmente por los servicios de Traumatología y Rehabilitación. Dicho dolor está provocado en la mayoría de las ocasiones por factores como el sobrepeso, la práctica de deportes con carga axial (carreras o saltos) y cuestiones anatómicas.

A través de esta técnica se inyecta una solución proliferante en el área afectada para intentar reducir el dolor y recuperar la capacidad funcional del tendón; un procedimiento que se efectúa en varias sesiones distanciadas cada una de ellas por 4 o 5 semanas. De esta forma, se ofrece una alternativa terapéutica a la cirugía.

Desde que se puso en marcha en 2014, los especialistas de la Unidad Unidad de Diágnostico y Tratamiento por Imagen de Patología Músculoesquelética del Servicio de Radiología del Hospital Universitario de La Candelaria han logrado que el 70% de los pacientes tratados eviten el quirófano y puedan llevar una vida normal.

La SEUS ha otorgado un accésit de la 31.ª edición del Premio Philips de Ecografía, otorgado durante la celebración de su congreso internacional en Madrid, al trabajo titulado Tratamiento de la tendinosis aquilea mediante proloterapia hipersomolar ecoguiada, presentado por Adán Bello, Luisa Nieto y Arsenio Cavada.