De acuerdo con los investigadores, la citada intervención se realiza comúnmente a pacientes con enfermedades debilitantes de la cadera, para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de estas personas. Las tasas de éxito a largo plazo son excelentes. Sin embargo, una parte de los pacientes requiere revisión debido a fallos de la prótesis.

Una amplia gama de hallazgos microscópicos puede verse en los tejidos circundantes, muchos de los cuales son de etiología inespecífica. Discutir sobre la etiología de esas reacciones, incluyendo aquellas encontradas en lesiones vasculares asépticas dominadas por linfocitos (ALVAL, por sus siglas en inglés) es el objetivo del estudio.

Además de revisar la literatura al respecto, los investigadores proponen un algoritmo diagnóstico que se incorpore a los descubrimientos clínicos e histopatológicos para ayudar a determinar la causa etiológica. “Podrías ser clínicamente útil, ya que hasta la fecha no hay consenso en cuanto a la nomenclatura”, concluyen.