Tal y como recoge EurekAlert, el estudio publicado en JAMA Surgery revela que el transporte del paciente urgente depende de la situación clínica del paciente. En el caso de las víctimas de disparos o apuñalamientos, los autores consideran más efectivo usar un transporte distinto a la ambulancia. Los resultados de su investigación aseguran que, el uso de un vehículo privado reduce las posibilidades de que este paciente fallezca en el traslado. 

Un informe publicado a raíz de este estudio sugiere que es importante estudiar los efectos del transporte del paciente urgente en función del tipo de lesión. En declaraciones a EurekAlert, Elliott Haut, profesora de Cirugía y Medicina de Emergencias del Johns Hopkins Medicine, ha destacado que el tiempo es realmente esencial cuando se trata de ciertos tipos de lesiones.

“Nuestro análisis sugiere que, para las lesiones penetrantes como heridas de cuchillo y pistola, podría ser mejor trasladar cuanto antes al paciente, en un vehículo privado si fuera necesario”, añade la profesora.

No obstante, Haut considera que es necesario hacer más investigaciones antes de declarar un tipo de transporte como preferente. En su opinión, ante determinados tupos de lesiones, el transporte del paciente urgente más recomendable podría ser un taxi o Uber. Tal y como detalla esta profesora, los servicios de emergencias cuentan con protocolos que establecen, en función de la gravedad de la lesión, cómo debe realizarse el traslado.

Estrategia de atención prehospitalaria

Sin embargo, Haut destaca que los estudios raramente han evaluado o comparado todos los efectos de las políticas de prehospitalización impulsadas por el sistema, dejando las estrategias ideales de atención prehospitalaria sin definir.

El análisis liderado por el Johns Hopkins Medicine realizado sobre la información registrada de 103.029 pacientes urgentes reveló que, aproximadamente, un 16,4% de ellos fue trasladado en vehículo privado. La tasa global de mortalidad entre los pacientes trasladados en un vehículo privado fue del 2,2%, mientras que entre aquellos que fueron trasladados por la ambulancia fue del 11,6%.

Las víctimas de armas de fuego transportadas en vehículo privado tuvieron una tasa de mortalidad más baja (4,5% frente a 19,3%), al igual que las víctimas de puñaladas (0,2% frente a 2,9%). Al ajustar las diferencias en la gravedad de la lesión, los pacientes con lesiones penetrantes tenían un 62% menos de probabilidad de morir cuando se transportan en vehículo privado en comparación con el transporte en ambulancia.