Tratamiento de fracturas por disparo de bala

Las fracturas por disparo en la extremidad superior se tratan de forma conservadora o quirúrgica. Utilizan reducción abierta y fijación interna, clavos intramedulares o fijadores externos. No obstante, no existe un estándar de oro para el tratamiento de estas fracturas complejas de extremidades superiores de fragmentos múltiples. El objetivo era describir e identificar los patrones de lesión o el manejo. También las complicaciones y los factores de riesgo asociados para las fracturas por arma de fuego de la extremidad superior.

Por esta razón, los datos de pacientes con lesiones por arma de fuego en la extremidad superior que se presentaron en una Unidad de Trauma Nivel I en Ciudad del Cabo recopilaron de forma prospectiva durante un periodo de 10 meses desde junio de 2014 hasta abril de 2015. Las notas clínicas y las radiografías se revisaron de forma retrospectiva.

El 56,7% de los lesionados por bala tuvieron fractura. El 30% sufrieron lesiones neurovasculares.

Resultados del estudio

Entre los resultados obtenidos encontraron que 51 de los 90 pacientes (56,7%) con lesiones balísticas tuvieron fracturas, el 30% tenían lesiones neurovasculares y el 75% tenían lesiones adicionales en otras estructuras anatómicas, como cabeza, cuello, columna vertebral, tórax, abdomen, pelvis o tracto urogenital. La mayoría de las fracturas fueron diafisarias, multifragmentarias y extraarticulares. Las fracturas fueron tratadas de forma conservadora en más de la mitad de los casos.

La longitud media de la fractura fue de 5,5 centímetros. Una zona de fractura más larga se asoció estadísticamente con el tratamiento quirúrgico. Cuando se trató quirúrgicamente, la reducción abierta y la fijación interna se realizaron con mayor frecuencia. La estancia hospitalaria media fue de 6 días.

A diferencia de los estudios de Estados Unidos y Europa, la mayoría de las fracturas en este estudio se trataron de forma conservadora. Por esta razón, se requieren ensayos controlados prospectivos de alta calidad. La finalidad era evaluar los resultados radiológicos y clínicos de los métodos de tratamiento para las lesiones por arma de fuego en las extremidades superiores.