Científicos del Centro de Estudios sobre la Seguridad de los Medicamentos (CESME) de la Universidad Bielefeld (Alemania), del King’s College de Londres (Reino Unido) y de Universidad de Valladolid (España) han asociado los bifosfonatos orales con un mayor riesgo de tener el síndrome del túnel carpiano.

Estos bifosfonatos se consumen de manera habitual para evitar fracturas por osteoporosis, especialmente en las mujeres posmenopáusicas. Desde el CESME se vieron algunos casos aislados de síndrome del túnel carpiano que podrían tener relación con la exposición a estos medicamentos.

Para realizar un estudio de cohortes, los investigadores colaboraron con el departamento de Atención Primaria y Ciencias de la Salud Pública del King’s College de Londres, que tiene acceso a una gran base de datos de historias clínicas del Reino Unido. El equipo estaba formado por 59.475 mujeres de más de 50 años, de las que casi 20.000 tomaron bifosfonatos.

El síndrome del túnel carpiano en pacientes expuestas a bifosfonatos se detectó en un 1,2% de los casos, y en las no tratadas con estos fármacos, en un 0,8%. Las conclusiones fueron que las mujeres que tomaban bifosfonatos tenía un 40% más de riesgo de padecer el síndrome del túnel carpiano que las que no lo hacían (imagen de la agencia SINC).

“Estas muestras son inconcebibles en los estudios clínicos convencionales y se pueden alcanzar gracias a estas grandes bases de datos que se han concebido y construido en los últimos años y que permiten realizar estudios de estas características para establecer incidencias y la razón de las mismas". Alfonso Carvajal, catedrático de Farmacología y director de la Universidad de Valladolid.