Las encuestas se han llevado a cabo entre los años 2010 y 2016. Aunque el 62% se siente satisfecho profesionalmente, solo el 43% considera que su puesto de trabajo es saludable emocional y psicológicamente. El estudio constata que hay un alto grado de compromiso de los profesionales sanitarios, a pesar de que el estudio está realizado en años de crisis económica y destaca que el 72% valoran positivamente su tarea profesional y el equipo.

En cuanto a los datos sobre el compromiso con los retos y prioridades, así como el grado de alineamiento con las direcciones, se identifican 4 actitudes: un 23% con un compromiso entusiasta, un 33% con un compromiso crítico, un 25% son escépticos y un 19% ve la situación muy negativa. El estudio se ha realizado en 25 instituciones sanitarias, 19 de las cuales están asociadas al CSC (que reúne entidades públicas y privadas sanitarias sin ánimo de lucro).

El presidente del CSC, Manel Ferré, considera que el estudio permite mejorar las organizaciones, el sistema y la atención porque “a menudo nos fijamos en los indicadores asistenciales y los económicos, pero sin perder de vista lo que afecta directamente al ciudadano y del que depende la atención sanitaria del día a día: los profesionales”. Ferré reivindica una solución para la infrafinanciación que sufre el sector sanitario en Cataluña.