El gobierno de Madagascar indicó que comenzaría a prohibir grandes reuniones públicas en un esfuerzo por detener la propagación de la peste. Si bien es conocida como una enfermedad de la Edad Media que devastó Europa, la plaga (en su forma bubónica) aún es endémica en algunos países, entre ellos Madagascar, que se encuentra en la costa sureste de África.

"A la OMS le preocupa que la peste se extienda aún más porque ya está presente en varias ciudades y este es el comienzo de la temporada epidémica, que normalmente va de septiembre a abril", dijo Charlotte Ndiaye, representante de la OMS en Madagascar.

El primer ministro, Olivier Mahafaly, anunció el sábado que "todas las reuniones y eventos" de la capital, como los partidos deportivos, debían suspenderse temporalmente "para detener la propagación de esta la peste".

La OMS añadió que el último brote es inusual en que "al contrario de los brotes pasados, Este afecta a las grandes áreas urbanas, lo que aumenta el riesgo de transmisión". Según el Ministerio de Salud, 6 personas han muerto de peste en la capital Antananarivo.

Alrededor de 400 casos de peste se reportan en Madagascar cada año, la mayoría de ellos bubónicos, que se transmite cuando una persona entra en contacto con líquido o tejido infectado. La cepa neumónica es fatal a menos que se trate en 24 horas. Casi la mitad de los casos identificados hasta ahora son de peste neumónica, según la OMS.