La investigación analiza los progresos realizados por 188 países para conseguir los puntos establecidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud, además de desarrollar un índice de puntuación. Los países se clasifican en un ranking basado en una escala de 0 al 100, que muestra qué naciones están más cerca de estos objetivos. Islandia encabeza la lista con una puntuación de 85. La República Centroafricana se lleva la peor parte con 20 puntos.

El estudio sitúa a España como el séptimo de los mejores con 82 puntos. Para comparar unas naciones con otras los países fueron divididos en cinco categorías, seguir a una combinación de educación, fertilidad y renta per cápita. Esta clasificación supera la histórica “desarrollados” y “en desarrollo” o las que se basaban únicamente en criterios económicos o de ingresos. La investigación señala que sus principales hallazgos se concentran en 6 puntos.

El primero es que se ha producido un significativo avance en la supervivencia materna e infantil en los últimos 25 años. En segundo lugar, ha aumentado el número de médicos especializados, enfermeras y matronas que asisten en los partos. El tercer logro es que en muchos países ha aumentado el acceso a servicios de salud esenciales, especialmente en tratamientos para enfermedades como el VIH o la malaria.

El cuarto punto el estudio recoge que ha descendido el número de muertes por consumo de agua en mal estado, falta de higiene o polución del aire. En quinto lugar, los países con estándares sociodemográficos más altos han experimentado descensos en muertes por enfermedades crónicas, accidentes de circulación y violencia y, los países en los grupos socio-demográficos más bajos, descienden en problemas de retraso en el crecimiento infantil.