La investigación consistía en responder a un formulario (MSQ) desarrollado y validado por el Instituto de Psiquiatría del mismo hospital. El sondeo constaba de 10 preguntas que evaluaban 5 dominios de la función sexual: erección, deseo, eyaculación, orgasmo y satisfacción sexual.

Este cuestionario se comparó el Sexual Health Inventory for Men (SHIM). Ambas encuestas se las realizaron a 295 hombres con lesión medular traumática en coordinación con el servicio de rehabilitación raquimedular. De los encuestados, 159 no eran sexualmente activos. Ambos test estaban correlacionados, pero el MSQ abarca más información sobre el paciente.

La aplicación del MSQ ha demostrado que la incidencia de problemas de eyaculación y orgasmo es alta, un 89,4% y 74,5%, respectivamente según señala el jefe de la investigación, el urólogo del Hospital das Clínicas Eduardo de Paula Miranda.

Se detectó que entre los problemas de los pacientes con disfunción sexual está: la disminución del deseo sexual (8%), la falta de confianza para la seducción de la pareja (3%), la insatisfacción con los preliminares sexuales (8%), la frustración con la satisfacción de la pareja sexual (6%), la incapacidad para obtener una erección (05), la dificultad de mantener la erección (8%), la falta de erecciones completas (4), los problemas en la eyaculación (4%), la incapacidad para lograr el orgasmo (5%) y la insatisfacción general con la relación sexual (1).

La mayoría de los encuestados con lesión en la medula espinal tenían un elevado interés sexual, lo que refuerza la necesidad de los médicos de tener conocimiento de estos problemas y dialogar con el paciente.