El abordaje combinado del angiomiolipoma renal gigante permite una cirugía con criterios de mínima invasión, conservadora de nefronas, con escaso sangrado y disminución del tiempo de isquemia caliente. Es la conclusión de un estudio de investigadores del Hospital Universitario de La Zarzuela, el Hospital Universitario Infanta Elena y el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz que recoge 3 casos clínicos de angiomiolipoma renal gigante.

El primer caso recogido en el trabajo -publicado en las Actas Urológicas Españolas– es el de una mujer de 52 años que consultó por dolor en la fosa renal derecha. Las pruebas de imagen revelaron un angiomiolipoma renal de 10 x 11 x 14 cm. El segundo caso era el de una mujer de 43 años con dolor addominal, a la que se diagnosticó un angiomiolipoma de 12 x 9 x 8 cm. En el tercer caso, la paciente, de 24 años, presentaba también dolor en la fosa renal derecha; tenía un tumor de 10 x 8 x 6 cm.

En los 3 casos se usó un abordaje combinado para tratar el angiomiolipoma renal. En concreto, se realizó una embolización supraselectiva seguida de una nefrectomía parcial laparoscópica. De acuerdo con los autores, la embolización supraselectiva previa a la cirugía permite minimizar el sangrado quirúrgico y el tiempo de clampaje sin que se incremente la dificultad de la intervención. Ningún caso precisó reconversión a cirugía abierta ni se registraron complicaciones.

“En nuestro conocimiento constituye la primera experiencia publicada de tratamiento de angiomiolipoma renal gigante mediante embolización supraselectiva y nefrectomía parcial laparoscópica, de manera satisfactoria, sin complicaciones postoperatorias, sin deterioro de la función renal y siguiendo los criterios de mínima invasión quirúrgica”, apuntan los investigadores.