Así lo ha anunciado el laboratorio Roche, cuya responsable de Desarrollo Global de Productos, Sandra Horning, considera esta una “gran noticia” para las personas con cáncer de pulmón avanzado y cáncer de vejiga. El fármaco ya está aprobado en Estados Unidos, y se espera que la opinión positiva del CHMP lleve a la Comisión Europea a autorizar su utilización en un futuro próximo.

La opinión positiva para el tratamiento de dicho cáncer de pulmón se basa en el en los resultados de los estudios fase III OAK y del fase II Poplar. En el primero participaron 1225 pacientes con enfermedad escamosa y no escamosa, independientemente del nivel de expresión de PD-L1 de sus tumores.

Recibieron de forma aleatoria atezolizumab por vía intravenosa con una dosis de 1.200 mg cada 3 semanas o docetaxel (75 mg/m2) por vía intravenosa cada 3 semanas. Los resultados mostraron que atezolizumab ayudó a todos los pacientes a vivir una media de 13,8 meses más que los tratados con quimioterapia con docetaxel.

Poplar

El estudio Poplar es un ensayo internacional controlado, multicéntrico, aleatorizado y abierto realizado en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico que progresaron durante o después de recibir quimioterapia con platinos, independientemente de la expresión de PD-L1. Mostró una supervivencia global media de 12,6 meses en los pacientes tratados con atezolizumab frente a 9,7 meses en los pacientes tratados con docetaxel.

La opinión positiva del CHMP para el uso del medicamento en cáncer de vejiga se basa en los resultados del estudio fase III IMvigor211 y de los cortes 1 y 2 del estudio fase II IMvigor210.

El corte 1 de IMvigor210 incluyó 119 pacientes con carcinoma urotelial localmente avanzado o metastásico que no eran candidatos a quimioterapia con cisplatino y no habían sido tratadas previamente o tuvieron progresión de la enfermedad al menos 12 meses después de recibir quimioterapia neoadyuvante o adjuvante. En el corte 2 participaron 310 pacientes. La tasa de SG a los 12 meses fue de 37% en todos los participantes.

IMvigor211 es un estudio fase III que compara atezolizumab con quimioterapia en pacientes con cáncer de vejiga avanzado que fueron previamente tratados con quimioterapia con platino. El estudio evaluó la eficacia y seguridad de atezolizumab en comparación con la quimioterapia elegida por el médico (vinflunina, paclitaxel o docetaxel) administrada cada 3 semanas en 931 personas con carcinoma urotelial o metastásico previamente tratados que progresaron durante o después de recibir platinos.

Las tasas de respuesta global fueron similares a las reportadas anteriormente en el estudio IMvigor210 fase II y similares entre los 2 grupos de estudio. En el momento de corte de los datos, el 63% de los pacientes que respondieron al tratamiento con atezolizumab siguieron respondiendo, en comparación con el 21% de los tratados con quimioterapia. El fármaco es un anticuerpo monoclonal diseñado para unirse a PD-L1.