El estudio se llama “Tratamiento mínimamente invasivo de la vejiga hiperactiva e incontinencia urinaria mediante inyección de toxina botulínica tipo A intravesical en régimen ambulatorio”. La investigación se refiere a una técnica segura y bien tolerada que, al ser realizada en régimen ambulatorio, conlleva un importante ahorro económico y aumenta la accesibilidad de los pacientes. 
 
Esta técnica mejora la sintomatología global de la vejiga hiperactiva y disminuye la frecuencia de micciones, los episodios de urgencia y la incontinencia urinaria. Según sus conclusiones, desde su implantación, el método ha supuesto una reducción de costes de 73.000 euros, además de haber mejorado la satisfacción de los usuarios. En los próximos 3 años, se estima que este ahorro podrá alcanzar los 250.000 euros. 
 
El equipo de médicos del servicio de Urología de Cabueñes inplicados en la investigación son Rodrigo Gil, Luis Rodríguez, Laura Rúger, Rebeca Blanco, Patricia Torrico, Isabel García, Iván González, Sergio Fernández-Pello, Guillermo Cruceyra, José Manuel Pello y Javier Mosquera. La incontinencia urinaria afecta a gran parte de la población de edad avanzada y es síntoma de muchas enfermedades, por lo que este método significa un beneficio para la población española.