Tal y como apunta la sociedad científica europea, los inhibidores del punto de control son eficaces en cerca del 25% de los pacientes con cáncer urotelial avanzado refractario al platino, pero hay menos alternativas para aquellos que no progresan o no son elegibles. Los resultados de un estudio en fase II anterior a este ensayo mostraron que combinar docetaxel y ramucirumab duplicaba la supervivencia sin progresión.

La eficacia de la combinación de docetaxel y ramucimurab se ha demostrado en este ensayo en fase III que ha incluido a 530 pacientes con cáncer urotelial avanzado. Los pacientes fueron aleatorizados 1: 1 a ramucirumab más docetaxel (263 pacientes) versus placebo y docetaxel (267 pacientes).

El criterio de valoración primario de la supervivencia libre de progresión evaluada por este ensayo fue significativamente prolongado con docetaxel y ramucimurab en comparación con placebo más docetaxel (4,07 meses frente a 2,76 meses). Los resultados fueron ligeramente más favorables en un análisis central ciego, con una supervivencia libre de progresión de 4,04 meses con docetaxel y ramucimurab en comparación con 2,46 meses con placebo y docetaxel.

En cuanto a los niveles de toxicidad, explican los autores, fueron similares entre los grupos. El ensayo revela que los índices de anemia fueron menores con la combinación de docetaxel y ramucimurab en comparación con placebo y docetaxel. Daniel P. Petrylak, autor principal del estudio, afirma que gracias a ramucirumab se redujo el riesgo de progresión de la enfermedad un 24%.

Los investigadores concluyen que “la terapia combinada de docetaxel y ramucimurab podría convertirse en un estándar de atención en pacientes con cáncer urotelial avanzado o metastásico refractario al platino que han progresado en inhibidores del punto de control o no son elegibles para recibirlos”.