Según informa Renal & Urology News, un equipo liderado por Quoc-Dien Trinh comparó la efectividad de ambos tratamientos con datos de 12.843 pacientes, de los que 1.257 recibieron terapia trimodal y 11.586 se sometieron a una cistectomía radical. La mediana de seguimiento fue de 44 meses. Durante el periodo de estudio, se registraron 6.627 muertes por cualquier causa.

Un análisis de Kaplan-Meier ajustado por IPTW (inverse probability of treatment weighting) demostró que la mediana de supervivencia global fue similar para ambos grupos (40 frente a 43 meses). Sin embargo, un análisis de regresión de Cox ajustado por IPTW con una covariable variable en el tiempo mostró un 37% mayor riesgo de muerte después de 25 meses de seguimiento para la terapia trimodal. Este efecto adverso disminuyó significativamente con la edad.

A pesar de que la terapia trimodal se asoció con peor supervivencia a largo plazo en comparación con la cistectomía radical de carcinoma urotelial de vejiga músculo-invasivo localizado, los investigadores consideran que dicho beneficio debe ser sopesado frente a los riesgos que supone la cirugía, especialmente en los pacientes de más edad.