De las 112 mujeres intervenidas entre 2004 y 2005 en los 2 centros participantes, 55 fueron examinadas clínicamente en el marco de esta investigación. Los facultativos determinaron que la tasa de curación objetiva fue del 69%; el 22% no se había curado y el 9% había sido sometido a una nueva intervención por incontinencia urinaria persistente o recurrente.

Durante el examen clínico, 3 de las pacientes presentaban extrusión de la cinta vaginal. Por otro lado, del total de mujeres intervenidas, 71 respondieron a un cuestionario para evaluar la efectividad del proceso de manera subjetiva. En ese sentido, 45 de las pacientes hablaron de curación, lo cual supone el 64%. Con estos datos, los investigadores entienden que la técnica es efectiva a largo plazo.