La curvatura de pene puede corregirse mediante inyecciones de colagenasa, que modifican la placa mediante la rotura de la misma y la dotan de elasticidad de nuevo, tal y como ha informado el Hospital Quirónsalud Valencia, cuyo servicio de urología ha incorporado recientemente la técnica citada.

Según recoge la agencia EFE, la curvatura de pene o síndrome de Peyronie afecta a uno de cada 10 hombres. Se da sobre todo entre los 45 y los 65 años y se relaciona con microtraumatismos sexuales, cirugías abdominales o pélvicas, triglicéridos elevados, diabetes o consumo de alcohol y tabaco, entre otros factores.

“Existen algunas congénitas que ya se pueden detectar en la adolescencia”, señala Ramón Rogel, especialista del Servicio de Urología del Hospital Quirónsalud Valencia, de acuerdo con el cual la curvatura de pene dificulta o incluso impide la penetración. “Si se logra, la relación sexual puede resultar molesta para el varón o para su pareja”, apunta.

La técnica que ha incorporado el centro consiste en la administración de inyecciones de colagenasa que consiguen mejorar la curvatura del pene, modificando la placa mediante la rotura de la misma y dotándola de elasticidad de nuevo. El tratamiento se realiza por ciclos de 2 inyecciones cada uno, separadas por una semana.

Después de unos meses, y una vez que se evalúe el resultado del ciclo anterior, las inyecciones se pueden repetir. La correcta inyección del producto, así como los ejercicios de rehabilitación (que deben comenzar tras la segunda inyección), son “clave” para que el tratamiento funcione, según el especialista.

Para el experto, la ventaja fundamental es que se trata de una alternativa mínimamente invasiva a otras terapias, basadas en cirugía. “Debemos individualizar cada caso porque no todas las curvaturas de pene son subsidiarias de este tratamiento”, concluye el urólogo del Hospital Quirónsalud Valencia.