La utilización de cristaloides balanceados con contenido de potasio en el perioperatorio de trasplantes renales es seguro. Es lo que concluye un estudio de investigadores de la Unidad Polivalente del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander. Los resultados se han publicado en la revista Nefrología.

Según explican los autores, frente a soluciones balanceadas con potasio, tradicionalmente se ha elegido el suero salino normal como fluido de resucitación en el periodo perioperatorio del trasplante renal. Los problemas derivados de la hipercloremia desencadenada por la infusión de dicho suero han llevado, sin embargo, a realizar estudios comparativos.

El trabajo de los investigadores del Hospital Marqués de Valdecilla recoge una revisión de la literatura disponible sobre los fluidos usados en el perioperatorio de trasplantes renales. De acuerdo con los autores, los fluidos intravenosos se clasifican en sueros cristaloides y sueros coloides. Los primeros se dividen a su vez en 2 grupos: el suero salino normal y los cristaloides balanceados o equilibrados.

La revisión de la literatura médica revela que sigue existiendo un déficit de estudios que comparen los resultados que desencadena una correcta elección de fluidos en el periodo perioperatorio del trasplante renal. Además, el número bajo de pacientes, la variación en los tiempos de observación y seguimiento posterior al trasplante y en las variables evaluadas de los trabajos existentes limitan la interpretación de los datos.

A pesar de ello, los autores concluyen que el uso de cristaloides balanceados con contenido de potasio en su formulación en el perioperatorio de trasplante renal, ya que “estas soluciones no provocan una alteración del potasio sérico mayor que la provocada por el suero salino normal y mantienen mejor el equilibrio ácido-base en estos enfermos”.