Según informa University of Wisconsin-Madison, a la que pertenece el investigador Brian Le, actualmente la estrella en la restauración de la función eréctil es la bomba inflable; no obstante, conlleva complicaciones quirúrgicas y de uso. Una opción más sencilla es un dispositivo maleable muy popular en países en desarrollo que, sin embargo, mantiene el pene permanentemente erguido.

Como alternativa, Le y sus compañeros han desarrollado un exoesqueleto de nitinol que se activa con calor; este metal tiene características superelásticos y se utiliza ya en dispositivos médicos usados en cirugía endovascular. En este caso, el urólogo lo implantaría en una sencilla operación; permanecería flácido a temperatura corporal y se expandiría al calentarse.

El estudio ha demostrado que la prótesis puede producir una erección simulada comparable con las prótesis existentes sin necesidad de una bomba o depósito. Los investigadores esperan mejorar la experiencia del paciente con este dispositivo, en el que continúan trabajando.

https://youtu.be/sbN2ldHq_U4