En el estudio participaron más de un centenar de mujeres. A todas se les realizó un examen físico y un estudio urodinámico completo (incluyendo medición de punto de presión de pérdida abdominal- VLPP), además de someterlas a un interrogatorio y a los cuestionarios ISIQ-SF y IIQ-7 corto.

La prueba de vejiga vacía en posición supina positiva fue definida como la pérdida de orina de esfuerzo al examen físico posterior a la evacuación vesical en la uroflujometría y en ausencia de residuo postmiccional significativo. Para evaluar la relación entre el resultado y cada una de las mediciones de severidad de incontinencia de orina de esfuerzo se realizó el test de Student.

Del total de participantes, 49 presentaban test de vejiga vacía positivo y 58 negativo. Las primeras, refirieron usar más protectores por día que las otras, además de presentar mayor puntuación en el cuestionario ICIQ-SF y en el de impacto de incontinencia IIQ-7; en el estudio urodinámico, mostraron menor VLPP.

Con estos resultados, los investigadores argentinos concluyen que las pacientes con IOE que presentan test de vejiga vacía positivo tienen una fuerte asociación con la percepción objetiva y subjetiva de la severidad de la incontinencia de orina, con un impacto negativo en la calidad de vida de la paciente.