La bacteria CP1, combinada con inmunoterapia, mejora la supervivencia de modelos de ratón con cáncer de próstata. Así lo demuestra un estudio de investigadores de la Northwestern University Feinberg School of Medicine (Estados Unidos). Los resultados se han publicado en Nature Communications, tal y como ha informado la agencia china Xinhua.

CP1 es una Escherichia coli uropatógena aislada de las secreciones prostáticas de un paciente con prostatitis crónica sin cistitis concurrente. Los investigadores comprobaron que la bacteria se dirigía a la próstata, dando lugar a dolor e inflamación leve durante casi un mes. Esa bacteria se utilizó para llevar a cabo experimentos en modelos de ratón con cáncer prostático.

Se inyectó CP1 por vía intrauretral a los animales y se comprobó que el microorganismo se dirigía a la próstata de manera directa. Tras realizar una serie de experimentos, los científicos comprobaron que una combinación de CP1 y una terapia de inhibición de puntos control inmunitarios PD-1 incrementó la supervivencia de los ratones a más del doble.

Esto se debe a un incremento en varias medidas de actividad inmunológica vinculado con CP1. Ese incremento ya se había probado con anterioridad; lo extraordinario es haber conseguido aumentar la actividad en una variedad de medidas gracias a una sola molécula, de acuerdo con Jonathan Anker, miembro del Departamento de Urología de la Northwestern University Feinberg School of Medicine y autor principal del trabajo.