Según el urólogo Bradley Leibovich, desde hace tiempo se habían observado pruebas de que la extirpación quirúrgica de las metástasis de carcinoma de células renales aumentaba la esperanza de vida de los pacientes. Sin embargo, el sesgo de selección de los participantes hacía que los estudios sobre el tema no fueran concluyentes.

Los investigadores de la Clínica Mayo han realizado una revisión de 8 estudios en los que se incluye a 2.267 pacientes con carcinoma de células renales. El análisis reveló que la esperanza de vida total de los pacientes cuyas metástasis no fueron extirpadas quirúrgicamente era de 8 meses a un poco más de 2 años; en el caso de los pacientes sometidos a cirugía de su metástasis de riñón, la esperanza de vida era de 3 y hasta 12 años.

Estos resultados se basan en datos publicados antes de los últimos avances en inmunoterapias; no obstante, los autores consideran que sus conclusiones siguen siendo válidas. En ese sentido, Leibovich asegura que, aunque los medicamentos mejoran la supervivencia, no suelen ser curativos.