La formación urológica en España es “mejorable”, según un estudio de investigadores del Hospital Universitario La Paz, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo y el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. Se ha publicado en la revista Archivos Españoles de Urología.

Según explican los autores, la Urología es la especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las afecciones del aparato urinario y retroperitoneo en ambos sexos y del aparato genital masculino, sin límite de edad. La formación urológica, comentan, se basa en la imitación de los tutores y otorga un rol pasivo a los residentes.

La legislación española establece un año de formación quirúrgica general y 4 de formación urológica específica. “Este marco legislativo que regula nuestra especialidad es antiguo, sin previsión de renovación, ya que esta se iba a llevar a cabo con el desarrollo del proyecto de troncalidad, actualmente paralizado”, señala el estudio, donde se afirma que una encuesta nacional revela que el grado de participación quirúrgica de los mires es bajo.

También es bajo el grado de entrenamiento en modelos y la asistencia a cursos durante la formación urológica. Respecto a la autoconfianza de los residentes a la hora de realizar distintas actividades, es alta para realizar intervenciones que podrían considerarse de baja complejidad, moderada para actividades como la consulta y baja para intervenciones de moderada-alta complejidad.

Basándose en estos datos, los investigadores consideran que la formación urológica en España es “mejorable y susceptible de actualización”. “Nuevos estudios y esfuerzos deberían orientarse a estandarizar la adquisición de habilidades quirúrgicas y no quirúrgicas, garantizar y facilitar el acceso a cursos de formación quirúrgica, establecer un mínimo de intervenciones requeridas por año y, al final de la residencia, fomentar la formación académica, la participación en investigación de los residentes y lograr una evaluación objetiva de la especialidad”, concluyen.