La metodología Lean mejora la eficiencia de un servicio de urología de un hospital terciario. Así lo concluye un estudio de investigadores del Hospital Universitario y Politécnico La Fe y la Universidad Politécnica de Valencia. Los resultados se han publicado en la revista Actas Urológicas Españolas.

El trabajo tenía como objetivo describir la aplicación en un servicio de urología de un hospital terciario de la metodología Lean como método de mejora continua de la eficiencia. Dicha metodología se aplicó en 3 fases:

  1. Formación de equipo y mejora del feedback entre los profesionales.
  2. Gestión por procesos y súperespecialización.
  3. Mejora de indicadores (mejora continua).

Para obtener los indicadores, se usaron los sistemas de información del hospital, mientras que el cuadro integral de dirección de sistemas sanitarios se utilizó como fuente de información y como base para realizar la comparación con otros servicios de urología autonómicos o nacionales. Para ese análisis comparativo se estableció una línea de base con los indicadores obtenidos en el año 2011.

Los resultados mostraron que la aplicación de la metodología Lean se tradujo en una alta satisfacción de los profesionales, una mejora de los indicadores de calidad alcanzando en 4 años un ICAR de 0,59 y un IMAR de 0,24. En cuanto al indicador de eficiencia IEAR, se alcanzó un valor de 0,61, con un ahorro de 2.869 estancias frente al Benchmarking nacional (IASIST). El IRAR fue el único indicador por encima del estándar, con un valor de 1,36, pero con una mejora evolutiva anual del mismo.

Basándose en estos resultados, los autores consideran que la aplicación de la metodología Lean a un servicio de urología de un hospital terciario es eficaz para mejorar la eficiencia. “La formación de equipo, la gestión por procesos, la mejora continua y la delegación de responsabilidades se muestran como pilares fundamentales en dicha metodología”, concluyen los invetigadores.