Según explican los autores, el sureste de Estados Unidos es conocido como el “cinturón de las piedras” por la prevalencia de las piedras urinarias, que se suelen relacionar con temperaturas más altas. El trabajo tenía como objetivo buscar otros factores climáticos asociados a esta patología más allá de las altas temperaturas.

El estudio incluyó a un total de 63.994 pacientes sometidos a intervenciones relacionadas con cálculos entre 2010 y 2012 en California. El análisis multivariado reveló que una temperatura media más alta y una mayor precipitación están relacionadas independientemente con mayor carga de piedras.

De acuerdo con los investigadores, en el estado de California, una temperatura promedio más alta y una mayor precipitación se asocian con mayores tasas de cirugía de cálculos; unos resultados, aseguran, que coinciden con tendencias ya observadas en Estados Unidos.