Los urólogos consiguen trabajo poco después de terminar su especialización, aunque la mayoría de los contratos son temporales. Así lo confirma un estudio de investigadores de los complejos hospitalarios universitarios de León y el de Vigo, el Hospital del Vinalopó, el Clínico Universitario de Valladolid, el Universitario de Torrevieja y el Universitario La Paz. Se ha publicado en la revista Archivos Españoles de Urología.

El trabajo tenía como objetivo conocer la situación laboral de los urólogos al finalizar su residencia. Se realizó una encuesta a los especialistas que terminaron el periodo MIR en 2016. Se recogieron datos laborales y académicos durante los primeros meses tras la finalización de la formación especializada. 42 urólogos contestaron el cuestionario.

A los 6 meses de finalizar la especialización, la totalidad de los urólogos encuestados tenía trabajo. El 71% de los contratos era temporal, la mayoría de menos de un año de duración. En el sector público había mayor número de contratos, aunque se observó un aumento progresivo en el sector privado. Más de la mitad de los urólogos participantes estaban satisfechos con su situación laboral.

Los resultados, por tanto, muestran que la inserción laboral de los urólogos recién especializados es alta, ya que llega al 100% a los 6 meses de terminar el periodo MIR. Sin embargo, los datos relacionados con la calidad laboral no son tan positivos, ya que se observa una “gran inestabilidad laboral asociada a una alta proporción de contratos temporales menores de 6 meses”.