El fármaco, aprobado en 2010 para tratar la enfermedad de Dupuytren, consta de 2 tipos de colagenasas que actúan sinérgicamente sobre la placa del pene para producir su eliminación. En el estudio clínico, un 38% de los más de 800 pacientes participantes experimentó mejoría de la curvatura.

De acuerdo con el especialista, este medicamento es una de las pocas opciones reales de tratamiento de esta patología, que puede llegar a imposibilitar la penetración o hacer que la erección resulte dolorosa. La cirugía es la otra opción que ha demostrado mejores resultados, frente a múltiples tratamientos médicos orales completamente o escasamente ineficaces.

Según explicaban en una nota desde el Hospital Ruber Juan Bravo de Madrid, donde ejerce el urólogo, la EP o induración plástica del pene es un proceso de causa desconocida caracterizado por una placa fibrosa en el pene que “tracciona” el mismo en la erección, produciendo su deformación o incurvatura. Tiene una gran repercusión en el paciente tanto a nivel sexual como psicológico.

Actualmente, se considera un trastorno del proceso de cicatrización por microtraumatismos repetidos sobre el pene erecto durante las relaciones sexuales que da lugar a una cicatriz inelástica sobre la túnica albugínea. La edad media del diagnóstico es de 53 años; entre los 50-59 años se producen más del 66% de los casos.