Los recursos digitales relacionados con los trastornos sexuales masculinos exigen mayor participación por parte de los médicos para que aumente su calidad. Es la conclusión de un estudio de investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, el Hospital Universitario 12 de octubre y el Roskilde Hospital de Dinamarca. Los resultados se han publicado en las Actas Urológicas Españolas.

Para los autores, las nuevas tecnologías ofrecen un nuevo escenario para establecer relaciones médico-paciente en el que hay disponibles numerosos recursos digitales sobre distintos asuntos, incluidos los trastornos sexuales masculinos; no obstante, no hay mucha información sobre la utilización, las ventajas y los inconvenientes de dichos recursos digitales.

El trabajo buscaba indagar sobre los recursos digitales relacionados con los trastornos sexuales masculinos disponibles, con el fin de analizar su uso y la calidad de la información que proporcionan. Se estudió la evidencia científica, además de aplicaciones móviles y los primeros resultados que ofrecía Google sobre palabras clave como erectile dysfunction, premature ejaculation, Peyronie, male hypogonadism o infertility.

El análisis cualitativo de la literatura científica incluyó 116 artículos, el 47% de los cuales se basaban en encuestas online, el 9% abordaban los tratamientos digitales, el 11% la calidad/seguridad del entorno digital en salud, el 3% la actividad digital, el 21% el empoderamiento de los pacientes y el 9% las ventas de fármacos online. Solo 3 de las 40 aplicaciones encontradas aportaban la identidad de algún profesional o centro implicado.

De acuerdo con los investigadores, los recursos digitales disponibles en relación con los trastornos sexuales masculinos podrían ser beneficiosos tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes, aunque es necesario que la comunidad médica se implique más en el desarrollo de esos recursos digitales para incrementar la calidad.