Para realizar la encuesta, se diseñaron 2 cuestionarios anónimos para ser respondidos online entre septiembre de 2015 y enero de 2016. Contestaron 163 residentes. De ellos, 84 decían estar menos de 20 horas a la semana en quirófano y 43 menos de 10 horas.

De entre los participantes, la mayoría había realizado al menos una adenomectomía prostática, pero no había llevado a cabo ningún procedimiento oncológico mayor, ya sea por vía laparoscópica o abierta. El 30% de los no habían hecho nunca una resección transuretral.

La satisfacción global de la residencia de Urología fue valorada en 2,6, por lo que los autores consideran que esta es “moderada”.

Para mejorar la residencia de Urología, los investigadores entienden que sería necesario esforzarse por estandarizar la adquisición de habilidades quirúrgicas y no quirúrgicas, garantizar el acceso a cursos de formación, establecer un mínimo de intervenciones requeridas por año y lograr una evaluación objetiva de la especialidad.