Para confirmar la eficacia de dicha técnica, los investigadores revisaron las historias clínicas de los pacientes a los que se le había practicado esta operación en dicho centro hospitalario entre 2006 y 2015. En ese periodo, se realizaron 96 vasectomías a hombres de 42 años de edad media.

A los 2 meses de la operación, se les realizó un espermograma de control para constatar la azoospermia. El 26,04% no volvió al control. De los 71 pacientes que sí se realizaron el espermograma, el 93% mostró azoospermia en el primer control, el 6% reveló ?100.000 espermatozoides inmóviles y el 1% requirió un segundo espermograma para confirmarla.

El estudio concluye que la vasectomía sin bisturí es una técnica quirúrgica “segura y altamente eficaz en el logro de la anticoncepción masculina definitiva”. Asimismo, los especialistas destacan la importancia del control espermático postoperatorio, así como la intención de irreversibilidad del procedimiento.