Según informa la agencia de noticias china Xinhua, la población del país asiático desconfía del sistema sanitario y de las farmacéuticas que operan en el país, especialmente después del escándalo destapado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, (FDA en sus siglas en inglés), en el que se demostró que la compañía Pfizer, que produce medicinas en China, utilizaba ingredientes caducados El descubrimiento se hizo durante la inspección de una planta de fabricación. La FDA trataba de determinar si los medicamentos que salían de esa fábrica eran aptos para vender en Estados Unidos. La agencia también detectó que la Pfizer tenía una doble contabilidad para ocultar los fallos de calidad.

La compañía escondió los informes de fabricación reales mientras los inspectores realizaban la visita y, cuando se dieron cuenta, solo recibieron un tercio de los que faltaban, finalmente, la organización estadounidense accedió a los informes y destaparon las malas prácticas de esta empresa. Aunque en muchos casos algunos tipos medicamentos pierden su efectividad con el paso del tiempo, otros, caducados, se vuelven más peligrosos y pueden conllevar problemas serios de salud. Los antibióticos, por ejemplo, tienen un período de vigencia a partir de que salen al mercado; cuando ese tiempo termina, algunos se convierten en productos tóxicos.