MedsBla

Brasil y Paraguay intensifican la vacunación en las fronteras

El objetivo de ambos países es aumentar la cobertura de inmunización frente al sarampión y la fiebre amarilla.

La vacunación en las fronteras de Brasil y Paraguay se ha intensificado. Ambos países han lanzado una campaña para incrementar los esfuerzos en este sentido. Con esta iniciativa, explica la OPS (Organización Panamericana de la Salud) quieren aumentar la cobertura de inmunización frente al sarampión y la fiebre amarilla. La intensificación de estas campañas se llevará a cabo en los países que conforman Mercosur (Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil).

Esta campaña de vacunación en las fronteras se realizará en sintonía con el calendario de vacunación de cada país. Esta medida ha sido anunciada por el ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta. Entre las acciones que pondrá en marcha se encuentra:

  1. Inmunización.
  2. Vigilancia.
  3. Centro de Información Estratégica de Vigilancia Fronteriza de Salud.
  4. Laboratorio fronterizo.
  5. Formación de profesionales.

Mandetta ha trasladado la necesidad de incluir la inmunización fronteriza en la agenda de los ejes prioritarios del memorando de entendimiento entre Mercosur y la OPS. Socorro Gross, representante de la OPS en Brasil destaca que la vacuna es la intervención más rentable en salud. No obstante, ha manifestado que esta medida requiere del compromiso de políticos, madres, padres, profesionales de la salud y sociedad en general.

“Vivimos en un mundo complejo donde nadie pensó que tendríamos muertes infantiles por sarampión en Europa”. Socorro Gross.

Este experto considera que se ha perdido el valor que se tenía de la vacunación y hay que rescatarlo. En el caso de Paraguay, su ministro ha explicado que habrá visitas domiciliarias y brigadas de profesionales para promover la vacunación en las fronteras. Julio Daniel Mazzoleni ha subrayado: “La salud y la enfermedad no tienen nacionalidad. Solidaridad y esfuerzo tampoco”.

Brote de fiebre amarilla

Por otro lado, la OPS ha enviado vacunas y ha formado a los profesionales de Brasil para hacer frente al brote de fiebre amarilla. También ha establecido un sistema de control de mosquitos portadores de enfermedades y ha establecido salas para el análisis de datos. Asimismo, se ha puesto en marcha una estrategia de vacunación de dosis fraccionada.