MedsBla

Los riesgos para la salud de la gota fría, controlados

Las tierras inundadas pueden dar lugar a la proliferación de vectores como mosquitos.

La Comunidad Valenciana tiene controlados los posibles riesgos para la salud de la gota fría. La Consejería de Sanidad ha lanzado un mensaje de tranquilidad y ha descartado posibles brotes de dengue y zika en las zonas más afectadas por las lluvias. Tal y como señala en una nota de prensa, no se ha detectado un incremento de patología significativa en las zonas anegadas por la gota fría. Por este motivo, Sanidad descarta brotes de enfermedades como zika o dengue.

No obstante, la consejería ha iniciado fumigaciones en municipios de la Vega Baja como Dolores. Entre los riesgos para la salud de la gota fría se encuentra la posibilidad de proliferación de vectores, como mosquitos y roedores. La Generalitat ha indicado al Ayuntamiento la necesidad de comenzar un tratamiento intensivo frente a ellos para evitar riesgos.

Enterobacterias en terrenos inundados

La Consejería de Sanidad recuerda que los posibles riesgos para la salud de estos vectores estarían relacionados con las molestias por picaduras. El departamento liderado por Ana Barceló insiste en que no espera que se produzcan enfermedades transmitidas por ellos porque no es una zona endémica.

Sanidad recomienda que animales y personas eviten las zonas de aguas estancadas. Además, se mantendrá la inspección de los principales almacenes de distribución alimentaria. También se supervisarán mercadillos para evitar la venta de productos que pudieran haber estado en contacto con aguas de arrastre.

Por otro lado, Sanidad asegura que ya se ha procedido a retirar animales muertos, lo cual disminuye también los riesgos. Pese a ello, la consejería recuerda que se debe mantener la supervisión de los terrenos inundados para que no se siembren hortalizas que puedan contaminarse. Tal y como explica Sanidad, estas zonas pueden estar contaminadas por enterobacterias que se encuentren en el terreno tras un arrastre de lodos.

Además, la consejería aconseja no usar agua de pozo para labores de ganadería y alimentación hasta que no se compruebe analíticamente que es apta para su utilización. La toma de muestras de aguas estancadas se ha realizado en diferentes puntos del municipio y se están analizando en el laboratorio del CSP de Alicante.